9.8.07

Odón de Buen (el republicano de los mares)


Odón de Buen y del Cos (1863-1945) es sin lugar a dudas uno de los ilustres de la Historia de la Biología en España

Salió de España en 1938, tras ser canjeado por Pilar Primo de Rivera. Había sido senador republicano y concejal del Ayuntamiento de Barcelona, amigo íntimo del príncipe Alberto de Mónaco, presidente de Sala del Tribunal Superior de Justicia, catedrático de Ciencias Naturales en la Universidad de Barcelona, de la que le expulsaron en 1896 por explicar a Darwin, y, sobre todo, fue el fundador de la oceanografía española. De él había dicho Ramón y Cajal que era "naturalista de mucho mérito, republicano exaltado y librepensador militante" - Fuente: El País, Desenterrar a Odón de Buen

Odón de Buen figura en las enciclopedias como naturalista, político y publicista, y sobre todo como el creador de la oceanografía en España e impulsor de los estudios relacionados con esta actividad científica al máximo rango internacional. Fundó el Instituto Español de Oceanografía y a su ingente obra científica hay que añadir una enorme capacidad de gestión. También tuvo una breve carrera política. Fue concejal en Barcelona y, posteriormente, senador en las legislaturas de 1907 a 1910, militando en las filas republicanas de Nicolás Salmerón -Fuente: Antonio Buj - Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales
Odón de Buen (en wikipedia, en la web del IEO) fue uno de los introductores/defensores del darwinismo en España, uno de los precursores de los estudios oceanográficos en nuestro país y fundador de los primeros laboratorios de biología marina y del Instituto Español de Oceanografía,
sus textos fueron declarados de mérito por el Consejo de Instrucción Pública y libros como Geología (1890), Zoología (1890) y Botánica (1891) fueron editados numerosas veces.

Fue un profesor absolutamente revolucionario en su concepción de la enseñanza de las ciencias naturales, especialmente en lo que se refiere a la formación práctica, ya que, además de las habituales “prácticas” de laboratorio, dio un enorme valor a las excursiones de observación y estudio en la propia naturaleza donde los alumnos podían observar los seres vivos en su medio y no solo los conservados en formol o disecados en museos. Prueba de este modo de pensar es la respuesta que dio en 1923 a un periodista que le preguntó si eran necesarias las “prácticas” y las excursiones en la enseñanza universitaria. D. Odón respondió: “En Ciencias Naturales, fundamental, pues no concibo el estudio de la naturaleza entre cuatro paredes o falsificada en colecciones uniformadas en que el ejemplar es todo. En el campo las agrupaciones de los seres reflejan las grandes leyes naturales, como la agrupación de letras en palabras y las palabras en oraciones reflejan el pensamiento que las dicta. Estudiar la Historia Natural en los museos es como estudiar la literatura en los diccionarios”. Fuente: Web IEO
Mis enlaces