2.12.07

Río Tinto


Si las vistas de este río son sorprendentes, no lo son menos los resultados del estudio de este ecosistema singular, las características más extremas del río son dos:
  1. acidez del sistema, pH próximo a 2,
  2. elevada concentración de metales pesados, que son muy tóxicos, cobre, arsénico, cadmio y otros.
En contra de lo que cabría esperar por su historia reciente (explotación minera, vídeo1), la singularidad del Río Tinto no se debe exclusivamente a la actividad minera, desde el punto de vista paleontológico está demostrado que el Río Tinto es así desde hace por lo menos 300.000 años y quizá muchos más. (ver entrevista con Ricardo Amils)

Las sorpresas no terminan ahí; las condiciones extremas, invitaban a pensar que allí habría unos cuantos organismos muy bien adaptados al sistema y poco más; sin embargo, se han encontrado unos 1300 organismos diferentes, incluyendo arqueobacterias, levaduras, hongos y protistas; llama la atención que la biomasa más abundante en el río parecen ser algas.

La cuenca del río Tinto discurre por la franja pirítica Ibérica, una de las mayores formaciones de complejos sulfurosos del mundo. La pirita (el oro de los tontos) es sulfuro de hierro (FeS2). Tras una década de estudio, Ricardo Amils y sus colaboradores piensan que unas bacterias que viven en el río convierten estos sulfuros en ácido sulfúrico, lo que le da al río su bajo pH y otras oxidan el hierro, lo que le da su característico color rojo. Aunque los sulfuros y el hierro se oxidan naturalmente en contacto con el aire, las bacterias actúan de catalizador acelerando las reacciones en gran medida. (para saber más)

El descubrimiento de organismos capaces de desarrollarse en condiciones ambientales extremas, ha permitido, por un lado, demostrar que la vida es robusta y adaptable, y, por otro, ampliar el abanico de posibilidades de existencia de vida, no sólo en nuestro planeta sino en el Sistema Solar y en el Universo.

Pero las sorpresas siguen, Río Tinto es un ecosistema que tiene ciertas similitudes con lugares de Marte, de algún modo, Río Tinto es un ecosistema marciano en la Tierra.

Desde un punto de vista astrobiológico, acercarse al río Tinto es, tal vez, hacer un viaje hacia atrás en el tiempo sobre la superficie de Marte (....) Efectivamente, los modelos biológicos del río Tinto nos muestran una serie de comunidades de microorganismos habitando un entorno caracterizado por varias condiciones extremas para la vida como la conocemos, y que podrían haber sido comunes sobre la superficie de Marte hace miles de millones de años (....) las comunidades bacterianas halladas en el río Tinto han promovido la precipitación del hierro, mezclado con azufre y otros metales, creando un sustrato muy similar al suelo marciano y muy raro en la Tierra.

Pero ... ¿Puede haber vida en Marte?